Cómo calcular el IVA soportado y repercutido

Toda actividad comercial genera un impuesto al valor agregado o añadido mejor conocido como IVA, tanto la que producen como autónomos como la actividad que realiza otra empresa, es por ello que si se está iniciando en este mundo y tiene complicaciones siga leyendo para aprender cómo calcular el IVA soportado y repercutido.

Qué es el IVA y su importancia

Seguramente alguna vez en la vida ha detallado en una factura que uno de los elementos que aparece en ella es el IVA, si se ha preguntado el por qué debe pagarlo la respuesta es muy sencilla y es ahí donde radica su importancia. El IVA es la recaudación fiscal indirecta que realizan las empresas o los autónomos que luego deberá ser consignada a la agencia tributaria (Hacienda) cuando se hace la declaración fiscal trimestral utilizando el modelo 303.

Asimismo el IVA es sumamente importante para la nación, ya que con esta recaudación tributaria el estado puede gestionar con los recursos obtenidos las necesidades del país por ejemplo toda la construcción de infraestructuras o acondicionar las carreteras y paga los gastos generales de la administración pública.

Diferencias

Para empezar es conveniente hacer una definición de términos para poder comprender  cuál es el IVA soportado y cuál es el repercutido. Toda actividad comercial genera impuestos como se dijo anteriormente, sin embargo en la cadena productiva hay dos tipos el que se genera por la compra para que el autónomo o la empresa pueda prestar su servicio se conoce como IVA soportado y el impuesto que debe pagar el consumidor por concepto de cobro por realizar el servicio o vender el producto a este se le llama IVA repercutido.

En simples palabras el IVA repercutido no es más que el impuesto que debe pagar el cliente por consumir un producto o servicio y el IVA soportado es el que debe pagar el autónomo por comprar la materia prima o equipos necesarios para desarrollar su actividad. La diferencia radica en que el primero lo debe pagar el consumidor y el segundo el prestador del servicio. El IVA general es de 21%, el reducido 10% y el Súper Reducido 4%, el autónomo aplica el IVA general en la mayoría de los casos y los empresarios de rubros específicos puede que deban aplicar alguno de los otros dos a la base imponible.

Cómo calcular el IVA

Al ser autónomo uno de los principales dolores de cabeza es el cálculo del IVA, el cálculo para la factura del cliente, es decir, el IVA a pagar (que parte de la base imponible) con será la resta del IVA repercutido el soportado, esto se hace porque el ente regulador establece que todo autónomo o empresa para seguir con su actividad comercial puede descontar el soportado del repercutido o lo que se traduce en que el impuesto solo lo paga el consumidor final.

Para calcular el IVA a pagar primero se debe sumar por separado el repercutido de cada factura emitida y el soportado de las facturas recibidas luego de ello solo se deberán restar para que el autónomo pueda devolverlo en hacienda. A continuación un resumen de cómo calcular cada uno de ellos:

  1. IVA repercutido: Precio de venta x IVA de cada factura.
  2. IVA soportado: Precio de compra x IVA de cada factura de compra y gastos.
  3. IVA a pagar: IVA repercutido – IVA soportado.

Cómo saber qué porcentaje de IVA debo aplicar

Como se dijo anteriormente hay tres tipos de IVA que se le pueden aplicar a la base imponible de los productos o servicios en España y es de vital importancia saber cual aplica ya que este será descontado del IVA soportado e incidirá en la declaración fiscal trimestral, si comete algún error puede presentar una declaración complementaria. Los tipos de IVA a aplicar en las facturas son:

 

  • IVA General (21%)

 

Este aplica cuando no es un producto o servicio contemplados en el tipo e IVA reducido o Superreducido.

 

  • IVA Reducido (10%)

 

Este se aplica en general para la adquisición de bienes en lo referente a los productos agrícolas, agua para el riego, vivienda, transporte de viajeros y equipajes, obras de reparación de vivienda, hostelería, asistencia sanitaria entre otras.

 

  • IVA SuperReducido (4%)

 

Este IVA se aplica en general a los productos o servicios más necesarios como los de salud (medicamentos y sustancias para hacerlos), implantes y prótesis, alimentos básicos (harina, leche, verduras, quesos, legumbres entre otros).

En caso de que desee saber todas las implicaciones que tiene cada uno de estos consulte la ley sobre el Impuesto añadido de del 28 de diciembre de 1992 o ley 37/1992.

Fuente:

https://yosoyempleo.es/iva-soportado-y-repercutido/ (Yosoyempleo.es)